viernes, 10 de julio de 2009

Proyecto de consulta y nuevo Gabinete

La justicia ha empezado a llegar, cuando debió hacerlo antes. Nos referimos a la consulta que solicitaban las comunidades amazónicas de Bagua y otros lugares de la selva, de acuerdo con el Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT). De haberse cumplido dicho convenio, no se hubieran producido los trágicos acontecimientos que han enlutado al país.
Por ello, damos la bienvenida a la iniciativa de la Defensoría del Pueblo, que ha presentado al Congreso un proyecto de ley para regular esta consulta con la participación del Estado, las comunidades campesinas e, incluso, la presencia de un organismo técnico descentralizado, que podría ser el Instituto Nacional de Desarrollo de los Pueblos Andinos, Amazónicos y Afroperuanos (Indepa), creación del gobierno anterior.
Más allá de los debates técnicos y jurídicos en torno a la forma y modalidad de la consulta, lo destacable es que se está procediendo correctamente. De acuerdo con lo que venimos sosteniendo en esta columna, los problemas que se suscitan en una democracia deben resolverse con métodos democráticos, forma civilizada de convivencia humana. La consulta popular, una de las formas de participación ciudadana, el diálogo entre las autoridades y la ciudadanía son la piedra angular de este proceder democrático.
De ahora en adelante, esta debe ser la metodología para el entendimiento, una forma de superar la lacra autoritaria que hemos heredado de la Colonia. Y, precisamente, porque es necesario aplicar este método sobre el futuro inmediato, que estará marcado por la designación del nuevo Gabinete Ministerial.
FRANCISCO MIRÓ QUESADA RADA
Director de El Comercio

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada