sábado, 13 de junio de 2009

Garcia en sus trece...( El Comercio)

Presidente Alan García hace extraña autocrítica y afirma: “Fuimos muy dialogantes”. Piden a congresistas humalistas disculparse para reconsiderar la sanción. Estos se niegan. Cientos de campesinos toman el aeropuerto de Andahuaylas en apoyo a la protesta amazónica. Asháninkas bloquean estratégico puente San Ramón e incomunican la selva central
En sus trece. El presidente Alan García parece no querer ceder ni un milímetro en su posición con respecto al conflicto en la selva.
Ni siquiera en la autocrítica que se le pidió de la acción del gobierno frente a la que ya es la peor crisis de sus crisis, se notó algún atisbo de modificar su posición y más bien demostró que se endurecerá aun más.
“El gobierno fue muy concesivo, muy dialogante. El diálogo es una virtud, pero cuando se dialoga demasiado la persona que está al frente cree que hay debilidad y temor”, ensayó García como autocrítica.
“En adelante diálogo rápido y acción inmediata como es obligación de la policía y el Estado, para desbloquear las vías”, precisó el presidente, quien señaló que los policías que desbloquearon las vías lo hicieron con una actitud democrática, pero que se encontraron con unos “asesinos” que los balearon.
“La policía está notificada de quién tiene al frente y tiene que actuar con energía”.
COMUNISMO NOS AMENAZA. Su discurso de confrontación siguió identificando al que, según él, es el enemigo: “El comunismo y extremismo nacional e internacional quiere generar caos en el país. No tienen votos, pero tienen armas para matar policías”.
Agregó que “lo que ha habido es un genocidio de policías por parte de modelos extremistas que quieren entregarnos a modelos extranjeros de gobierno”.
Argumentó que si hubiera 100 indígenas muertos y dos policías heridos se haría un escándalo.
“Aquí hay objetivos genocidas, criminales que están buscando desestabilizar el país, entonces debemos estar preparados para actuar de otra manera”.
Denunció un “impulso internacional” para generar desorden en el Perú con el fin de frenar su buena carrera social y económica. Habló, además, de desinformación. “Suspender significa dejar sin efecto (...) lo otro es un empecinamiento politiquero. Decir “no quiero que se suspenda, quiero que se derogue” es un empecinamiento que busca mantener un estado de tensión”.
ORDEN EN EL CONGRESO. Y la estrategia de mano dura y orden también sirve para el Congreso, según el presidente.“Aunque suene dura la medida, se ha dado un paso fundamental para el respeto del Parlamento por el pueblo. En adelante todo el que gesticule, haga este tipo de demostraciones que conviertan a nuestro Parlamento en una “chichería”, en un lugar de escándalos, será sometido a sanciones”, advirtió.
En su opinión, uno de los problemas del sistema democrático es que se respeta muy poco al Congreso. “Muy bien hecho lo que ha hecho la mayoría en el Congreso (...)..tres o cuatro grupos políticos se han unido para decir basta a la indisciplina, basta de convertir el Parlamento en una cantina de gritos”.Insistió en que “tiene que ponerse orden en todos los niveles. Es fundamental para el mantenimiento de todo el sistema democrático”.
Fuente: El Comercio del 13.06.09

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada